Becarios del Legado Grodman exponen en MUSA reflexiones sobre el ser





La expresión del sentir más profundo y personal es compartida por dos jóvenes artistas en la exposición

Ser / Yo / La muerte, en MUSA Museo de las Artes de la Universidad de Guadalajara.


Las obras de Gabriela Alatorre, conocida como Adrii Gabal, y Esteban Urenda dan forma a esta exhibición realizada en colaboración con la University of Guadalajara Foundation | USA y que llega a este recinto gracias al Legado Grodman.


Luego de resultar beneficiados por la edición 2020 del Programa de Becas para la Producción Artística de Proyectos de Titulación de la Universidad de Guadalajara, cada uno de los creadores expone su proyecto: El deseo sin esperanza, de Alatorre, y No le deseo una identidad a nadie, por parte de Urenda.


El primero brota como una respuesta individual a los temores surgidos ante la muerte, lo que representa y aquello que sucede más allá de este hecho. Dicha inquietud logra una transformación vaciada en xilografías convertidas en una especie de catarsis e incluso hasta en una terapia.


“Es muy, muy personal, les estoy abriendo una de las partes de mi ser, que es la tanatofobia, traté de hacer el proyecto de alguna manera amigable, porque es una situación complicada, para que nos haga pensar un poquito esta parte”, menciona Alatorre.


Para ella, el resultado de El deseo sin esperanza fue el que esperaba, aunque para eso tuvo que trabajar en sí misma para poder compaginar la emotividad que le representaba y la labor artística.


En No le deseo una identidad a nadie, Urenda recopila simbólicamente esas fracciones de tiempo, convivencia con otros y todas aquellas relaciones que permanecen en el ser y de alguna forma lo marcan.


Por eso sus pinturas muestran rostros que llevan eso a cuestas, tan fragmentados como enteros a la vez, formados por lo propio y lo ajeno, que invitan a meditar al respecto y sobre lo que se ha dejado de lado en el camino.


“El proyecto habla de la manera en la que a través del tiempo y las personas a las que vamos conociendo en la cotidianidad nos van formando una identidad, esto va de la mano con el proceso creativo, tomando en cuenta el material, que son pedazos de tela, cada uno va formando un rostro”, señala el artista.


Ambos creadores coinciden en la gran carga emotiva que emana de sus piezas y con su obra invitan al espectador a una profunda reflexión e introspección.






82 vistas
Entradas recientes