top of page

Llega al MUSA la exposición Santa Tere, de Rubén Méndez



Más de 80 piezas de la autoría de un artista formado en y por la ciudad de Guadalajara integran la exposición Santa Tere, del artista jalisciense Rubén Méndez, que se ha apropiado de la planta alta del MUSA Museo de las Artes de la Universidad de Guadalajara.


Esta muestra, bajo la curaduría de Patrick Charpenel, Miriam Villaseñor y Alejandra Jaimes da cuenta de la trayectoria de más de tres décadas de trabajo del creador en distintas áreas, siempre autodidacta y libre para desarrollar sus propios estilos y representaciones.


“Yo invito a la gente a que vea la exhibición con curiosidad, observando mi trabajo a la distancia”, expresa Rubén Méndez.


“Soy un artista con muchos intereses plásticos y mi única guía, sin una educación estricta dentro de las artes, es la libertad que da el conocimiento de lo que se está haciendo con los materiales para abrir líneas de trabajo sin tratar de sujetarme a una idea o un estilo único. Creo que, al final, existe un marcado interés conjunto en medio de toda esta serie de elementos tan distintos”.


El autor cuenta con una propuesta que gira en torno a la cultura popular, presentada en diversos formatos y tan dinámica como la cantidad de temas abordados, mismos que invitan a ver cada situación desde diferentes ángulos. Son mostrados a veces transgresores, como crítica, otras más de impacto y unas más hasta festivos.


El nombre que acompaña a la exhibición, Santa Tere, remite a una conocida zona de la capital de Jalisco, pero, para el autor, además del lugar donde nació, representa un territorio que marcó pauta en su proceso creativo y entendimiento de las artes y del contexto artístico de Guadalajara.


Con todo esto, el visitante encontrará escenas fuera de lo común, con influencias y referencias domésticas y colectivas que ayudaron a construir el imaginario creativo del artista.


“Busco cerrar un ciclo de comunicación en el sentido de que yo recibo del contexto social, de mi educación y de mis intereses particulares, una información y la transmito ya digerida para ver y entender la reacción del público. Lo que quiero es cerrar ese ciclo y, en una especie de espiral dialéctica, seguir y continuar con ese ciclo de información, creo que eso es lo que nos hace a los artistas y al público entes vivos en un contexto cultural”.



Fotos: Andrea Báez y Yazmin Azuara

606 visualizaciones
Entradas recientes
bottom of page