top of page

Acerca MUSA faceta personal de Manuel González Serrano



Con más de 80 obras artísticas, además de documentos y objetos, algunos de ellos exhibidos por primera vez, en el MUSA Museo de las Artes de la Universidad de Guadalajara se plantea una revaloración de la propuesta plástica de Manuel González Serrano bajo el título Yo he sufrido más que Cristo.


Esta muestra, bajo la curaduría de Helena González y realizada con el apoyo de la University of Guadalajara Foundation | USA y el Legado Grodman, elude el enfoque nacionalista que inspiró la gran mayoría de las investigaciones sobre el arte moderno y se centra en el yo que proyecta en su trabajo este notable creador jalisciense.


El término self, la experiencia del propio cuerpo y el punto de vista adquieren sentido al pensar que son parte del yo del sujeto. Este yo, que es luz y sombra a la vez, se expresa con la autorreferencia de diversas maneras en la obra del pintor inscrito por la crítica de arte Teresa del Conde en la Otra Cara de la Escuela Mexicana de Pintura.


Cabe aclarar que, como la mayoría de las aproximadamente 500 piezas documentadas que González Serrano elaboró en 20 años de vida productiva permanecen en colecciones particulares, se ha presentado al creador frecuentemente como a un artista olvidado.


Sin embargo, la crítica especializada lo ha considerado un pintor propositivo desde su primera exposición, en 1943.  La muestra incluye material documental y periodístico que da cuenta de ello, además de documentos personales que invitan a considerar detalles particulares de su vida, como sus matrimonios con la periodista y escritora Magdalena Mondragón y la promotora de arte Andree Hancock.


El título de la presente exhibición se debe a la pieza titulada Yo he sufrido más que Cristo, que González Serrano le regaló a su coterránea, la folclorista Concha Michel, a quien le dijo: “Tómalo, te regalo mi dolor. Yo he sufrido más que Cristo”. De pequeñas dimensiones, la pieza condensa, mediante la triste mirada de pupilas desorbitadas la idea del yo que encuentra un cauce liberador al expresar el creador lo que siente.


González Serrano perteneció a una familia sumamente católica, situación que lo llevó a elaborar otras composiciones vinculadas con el martirologio cristiano.  La muestra dividida en seis núcleos temáticos incluye representaciones de la faz de Cristo, además de algunos autorretratos, así como una selección de naturalezas muertas y paisajes.


En la muestra destaca la importancia del también pintor jalisciense Francisco Rodríguez “Caracalla”, quien apoyó a los creadores en Guadalajara y la Ciudad de México y la de la nana del pintor, Atanasia Herrera, quien lo acompañó durante toda su vida.


La exhibición también aborda los internamientos del autor en hospitales psiquiátricos y hace ver las violencias propias de este tipo de instituciones. Finalmente, establece un recorrido por el paisaje jalisciense y la historia familiar de los Serrano quienes, por la Guerra Cristera y el agrarismo, perdieron propiedades y estabilidad económica y social, hechos que se pueden leer en la pintura del laguense.

 

Yo he sufrido más que Cristo

Manuel González Serrano


Abierta al público

Del 1 de marzo al 16 de junio de 2024

Sala 1. Planta baja

 

En colaboración con:

University of Guadalajara Foundation | USA

Legado Grodman

 

 Obra participante

 Artículos periodísticos, catálogos, documentos, fotografías, libros, pinturas y revistas

 



Fotos: Andrea Báez

 


María Helena González

Curadora

 

Se formó como crítica de arte y periodista cultural. Durante años, como María Helena Noval, publicó artículos en medios escritos. Es sobrina directa de Manuel González Serrano. Una de sus líneas de investigación se ha centrado en dar a conocer la vida y la obra de este destacado pintor.


Es licenciada en Historia del Arte y en Periodismo, tiene además una maestría en Desarrollo Cognitivo. Actualmente trabaja en un proyecto de doctorado en Ciencias Cognitivas relacionado con el arte.


En 2018 fue nombrada directora general de Museos y Exposiciones de la Secretaría de Turismo y Cultura del Estado de Morelos, cargo que desempeñó hasta julio de 2022. Ha estado vinculada también con la dirección general del Colegio “Cristóbal Colón” de Cuautla y con la rectoría de la UPEM Campus Cuautla.


Al percatarse de que no existe una colaboración programática entre los universos educativo y museístico, se ha empeñado en fortalecer la pedagogía del arte en el ámbito de la educación básica.


Es creadora y conductora de tres programas de televisión: Acercarte, Helenarte y Cómo vemos México, producidos y transmitidos por el Instituto Morelense de Radio y Televisión.

 

Manuel González Serrano

(Lagos de Moreno, 1917-Ciudad de México, 1960)

 

Manuel de Jesús González Serrano nace en Lagos de Moreno el 14 de junio de 1917, en el seno de una de las familias más prominentes de los Altos de Jalisco, situación que cambiaría muy pronto por la enajenación, en los años treinta, de tres propiedades de la familia, debido a la Reforma Agraria impulsada por el presidente Lázaro Cárdenas.


A esta situación hay que sumar la búsqueda de mejores oportunidades de estudio para los hijos del matrimonio formado por Ana María Serrano Orozco (1888-1950) y Dionisio González Estévez (1883- 1948), pues los cuatro hijos mayores se establecieron en Guadalajara, ciudad en la que Manuel abandonó los estudios formales para asistir al taller del pintor Francisco Rodríguez “Caracalla”, al lado de Juan Soriano y Raúl Anguiano.  A partir de 1932 la familia se establece en la Ciudad de México y González Serrano instala su primer estudio de pintura, en la colonia San Rafael, en los altos de la casa de sus tíos maternos, los señores Serrano Bond.


En esta época asiste a La Esmeralda y San Carlos en calidad de oyente, trabaja como dibujante en una dependencia oficial, acude al Café París, frecuenta los círculos de intelectuales y artistas del momento –entre ellos el Cuarto Azul del poeta Juan de Alba– y se interesa en las propuestas artísticas de vanguardia. Expone por primera vez en 1943, en el Primer Salón Libre 20 de Noviembre, un autorretrato que recibe elogiosos comentarios. A este seguiría otro elaborado en 1947, a los 30 años, considerado por varios especialistas una obra maestra en su género.


González Serrano participó en varias exposiciones colectivas e individuales en las décadas de los años cuarenta y cincuenta. Entre ellas destacan las organizadas por su coterráneo Francisco Rodríguez “Caracalla”, quien se había establecido en la Ciudad de México para apoyar a los creadores jaliscienses que buscaban abrirse las puertas de los espacios de exhibición dispuestos en esa época para los artistas consagrados vinculados al muralismo y la Escuela Mexicana de Pintura. 


En la segunda década de los años cuarenta González Serrano exhibe con éxito en San Francisco y Los Ángeles, California, pero el mercado del arte no lo favorece del todo, por lo que se ve forzado algunas veces a intercambiar su obra por material y suplementos diversos, hecho que lo desanimaba terriblemente hasta el grado de orillarlo a casi regalar su obra en cantinas.


A su primer internamiento en un hospital psiquiátrico, en 1949, siguieron otros tres en la década de los cincuenta. Nunca permaneció aislado más de cuatro meses y siempre se dio a la fuga, porque no sentía el alivio esperado por los tratamientos. Diagnosticado con toxicomanía, le practicaron la terapia de electrochoques. Murió en la vía pública de un paro cardiaco y está enterrado en el Panteón Español, al lado de su madre y de su hermano Alfonso.


Mención especial merece Atanasia Herrera, “La Tata”, su nana, de quien se habla constantemente en la familia porque nunca abandonó al pintor.


Comments


Entradas recientes
bottom of page