Recibe MUSA Meninas feas, de Jacob Vilató




Con algunas piezas de reciente creación añadidas al conjunto, la exposición Meninas feas, de Jacob Vilató, llega en nueva versión al MUSA Museo de las Artes de la Universidad de Guadalajara.


Como su nombre remite, la muestra gira en torno a la obra Las meninas, pintada por el sevillano Diego Velázquez en 1956, misma que después inspiró a Pablo Picasso a realizar una serie. Ahora, ambas expresiones son punto de partida para el artista ligado por parentesco al autor nacido en Málaga, España.


Vilató resalta que la composición original mantiene vigencia en el imaginario colectivo, a pesar de contar ya con más de 350 años, y puede ser admirada durante horas. De ahí que se dedicó de manera intensiva a una reinterpretación, en parte, según sus propias palabras, con la intención de ver si era posible implantar en sí una obsesión.


Esto efectivamente ocurrió e hizo que para él, la pieza se transformara en un lenguaje en lugar de un tema, además de dejarle enseñanzas.


“Pintar Meninas me descubrió un nuevo sistema de trabajo en la pintura. Sumado a mi anterior manera de pintar, quizás más intuitiva y espontánea, comencé a utilizar un sistema más metódico, un tema que no una técnica fijo. Siempre he tenido un cierto miedo a la propia repetición en la pintura, posiblemente por el miedo también a perderme oportunidades o quedarme encasillado. Este temor posiblemente evitaba que profundizase en los temas”, comparte.


“Conseguí incorporar los conocimientos adquiridos, y extensamente utilizados, en mi experiencia en la arquitectura, que son la idea de proyecto, continuidad y aprendizaje”.


La propuesta como tal ya fue exhibida una vez en México, sin embargo, en esta ocasión recibe agregados producto de la evolución del trabajo del autor y una visión distinta sobre el conjunto.


“Produje algunas piezas más. De estas, una selección muy limitada se incorpora a la nueva exposición. Además, recientemente quise volver a pintar con el mismo espíritu de las originales y produje alguna más. En conclusión, se han ido unas seis piezas y se han añadido otras tantas, que hacen que un conjunto tan ecléctico, sea un poco más cohesivo”.



Foto: Andrea Báez

595 visualizaciones
Entradas recientes